información

¿Cómo es el proceso de cremación?

proceso de cremación

Aunque el proceso de cremación no es nuevo, ahora es que su uso ha ido aumentando en algunas zonas donde no era una opción habitual. Por ello, todavía existen muchas preguntas en las personas que eligen la cremación para sus familiares fallecidos. Esta opción ha alcanzado un gran auge no solo por la pandemia, sino por ser económica, poco complicada y ofrecer una gran flexibilidad.

Para despejar todas las dudas hay que comenzar explicando que el proceso de cremación consiste en reducir un cuerpo a elementos básicos y fragmentos de hueso. Esto se consigue a través de la incineración a altas temperaturas, las que suelen oscilar entre 760 y 980 grados Celsius. El proceso de incineración se realiza en un crematorio, también llamado retorta, que está especialmente construido para la cremación humana.

Aunque la cremación en Chile ha ido en aumento apenas en los últimos años, el origen de este proceso se encuentra en la antigua quema de los cuerpos de los muertos que era un rito y una práctica en la India. Para los budistas, los hindúes y los jainistas era una práctica muchos muchos antes de los tiempos modernos. Sin embargo, fue en la década de 1870 que hubo un movimiento organizado para establecer la cremación como un método viable. Su expansión por el mundo y la tecnología ha logrado que este proceso esté cada día más avanzado, pasando de piras al aire libre a crematorios automatizados.

Paso a paso del proceso de cremación

Antes de iniciar el proceso de cremación se necesita comprobar que el cuerpo no tenga ningún metal o aparato médico. Este proceso de revisión muchas veces ocurre antes de que el fallecido llegue al crematorio. La eliminación de estos objetos se realiza porque las temperaturas pueden generar reacciones peligrosas de algunos implantes y dispositivos. Los elementos más comunes que se debes retirar de los cuerpos son:

  1. Joyas y otros accesorios como relojes, que suelen romperse durante la cremación.
  2. Los marcapasos porque podrían explotar durante la cremación. Además, de otros implantes quirúrgicos que pueden generar la misma reacción.

Posteriormente, según la elección de la familia de la persona fallecida, se coloca el cuerpo en un ataúd o en un contenedor. Luego se precalienta el horno crematorio y se introduce el cuerpo a través de una puerta mecanizada. Una vez dentro se comienza con el proceso y el cuerpo se expone a una columna de llamas para incinerarlo. Es importante destacar que en ninguna circunstancia es posible realizar cremaciones con más de una persona al mismo tiempo. Las dimensiones del crematorio únicamente permiten la cremación de un sólo cuerpo a la vez.

El cuerpo humano tiene un alto contenido de agua, por lo que la mayor parte se vaporiza. Ese vapor se convierte en humo y se procesa dentro de la retorta. El proceso de cremación puede durar entre tres y cuatro horas, dependiendo de la potencia del crematorio y de la masa del fallecido. Tras pasar este tiempo, los huesos incinerados son extraídos de la retorta para ser procesados.

¿Qué pasa después de la cremación?

Generalmente los huesos incinerados son muy grandes para seguir procesándolos, por lo que un técnico los convertirá en trozos más pequeños. Los restos se colocan en una bandeja para que se enfríen y si aparecen partes metálicas o dispositivos que no se hayan retirado se almacenan o eliminan de acuerdo con los reglamentos locales. Luego, los restos pasan a un dispositivo llamado cremulador, que los tritura hasta convertirlos en un polvo fino parecido a la arena, de color blanco o gris similar a las cenizas, a lo que debe su nombre. Finalmente se transfieren a un contenedor o ánfora y se le entregan a la familia. 

La selección de ánfora para las cenizas del fallecido se podrá elegir acorde a los gustos y presupuesto que tenga la familia. Actualmente se puede escoger entre una gran variedad, incluyendo las biodegradables que son ideales si se planea esparcir las cenizas en la naturaleza.

En la Funeraria Fuentes queremos acompañar a las familias en esos difíciles momentos, prestando un servicio funerario completo y toda la asesoría que se requiera. Nos adaptamos a cada necesidad con una atención totalmente personalizada en manos de un personal experto. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *