información

¿Para qué sirve el libro de condolencias?

libro de condolencias

La muerte de un ser querido es un momento complejo y triste. El velorio y el funeral permiten hacer una despedida y comenzar el cierre de una tragedia. También ofrecen momentos para que los cercanos del fallecido y sus familiares demuestren apoyo y cariño. Los deudos pueden recopilar todo ese cariño y ánimo a través del libro de condolencias.

¿Qué es un libro de condolencias?

Es un libro de páginas blancas que suele colocarse en la entrada del lugar donde se vela al difunto. Con el libro, los asistentes pueden honrar, dar tributo o recordar a quien acaba de partir. También se usa para dejar condolencias, palabras de apoyo y ánimo a los familiares y allegados del fallecido.

Los libros de condolencias se llenan de historias, recuerdos y frases de apoyo que los deudos podrán revisar con amor y alegría, una vez que la pena se calme. Por eso, el libro es un bonito recuerdo que atesorarás y te permitirá revisar anécdotas entretenidas, así como saber cuánta admiración, amor y amigos tuvo el difunto.

¿Para qué sirve el libro de condolencias?

Sirve para varias cosas. Es un recuerdo para los deudos donde podrán revisar quiénes asistieron al funeral y recordar al difunto a través de sus cercanos. Sirve también para que los asistentes tengan la oportunidad de dejar mensajes a los deudos y expresar su dolor. En tercer lugar, aunque no suele ser el objetivo principal, gracias al libro dejamos una marca en la historia (por ejemplo, cuando alguien fallece en un accidente de relevancia). Los libros de condolencias se convierten así en un registro histórico.

¿Qué podemos escribir?

Lo bonito de los libros de condolencias es que podemos dejar nuestros sentimientos en ellos. Por supuesto, vamos a evitar cualquier recuerdo que no respete la memoria del fallecido. Aquí podrás ver algunas ideas.

Si no conocías a la persona

En algunas ocasiones, toca ir a un velorio o funeral más por compromiso que por cercanía. Por ejemplo, si vas al funeral de la mamá de tu jefe. En casos como estos, lo ideal es dejar unas condolencias estándar.

«Te acompaño en tu dolor», «mi más sentido pésame» o «lamento tu pérdida» son frases que funcionan en estos casos.

Si conocías a familiares cercanos

En otras ocasiones, no conocíamos tanto al difunto, pero sí a un familiar. Las condolencias en este caso se guiarán hacia esa persona y su relación. Por ejemplo, para la muerte de la abuela de una amiga de la infancia.

En este caso, puedes escribir algo más personal: «Recuerdo cuando llegábamos a tu casa después del colegio y tu abuela nos recibía con galletas recién horneadas». Incorporar un detalle específico hará que el familiar del fallecido valore la atención que pusiste.

Si eras cercano al fallecido

Si conocías a la persona que murió y eran cercanos, probablemente sea una gran pérdida para ti también. En este caso, recordar los buenos momentos dará una pizca de alegría en una situación tan álgida. Puedes escribir una anécdota que hayáis vivido juntos, un recuerdo interesante o incluso aventurarte con una carta. De todos modos, no olvides que la familia leerá esto, por lo que no querrás escribir algo que te comprometa demasiado. Aunque no fueras cercano a los familiares, es una buena idea dejar palabras para ellos también. Recuerda que están sufriendo.

El libro de condolencias es una forma de expresar lo que sentimos, pero existen también otras opciones de enviar condolencias: las coronas de flores, el envío de tarjetas y objetos de condolencias.

Si necesitas ayuda con el libro de condolencias, no olvides que en Funeraria Fuentes incluimos este servicio en nuestros diferentes planes. Te podremos ayudar con todas tus dudas y estarás en las mejores manos en ese momento tan delicado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *